Por naturaleza, la dermis presenta un porcentaje de agua entre 10 y 20% que funciona como barrera protectora y le otorga elasticidad a la piel. Cuando el porcentaje de hidratación facial disminuye por debajo del 10% la piel se vuelve áspera y seca. La piel deshidratada muestra un aspecto apagado, tirante y envejecido que puede revertirse gracias a la medicina estética.

Consejos para mantener la hidratación de la piel

Una correcta hidratación de la piel es fundamental para mantenerla saludable. Para ello, es muy importante seguir una rutina diaria de limpieza e hidratación facial. Se debe limpiar la piel del rostro cada noche, antes de hidratarla con crema hidratante, sérum y crema regeneradora. También son recomendables las limpiezas faciales periódicas, que eliminan las células muertas y aportan luminosidad e hidratación al cutis, así como las mascarillas. Hábitos diarios saludables como beber mucha agua y seguir una dieta equilibrada son asimismo esenciales. Igualmente es importante evitar en lo posible el tabaco, la excesiva exposición al sol o abusar del maquillaje.

Además, en Eiviestetic contamos con excelentes tratamientos de medicina estética facial que nos permiten lucir un rostro terso, suave e hidratado, al tiempo que la elasticidad que nos aportan reduce las arrugas. Eso sí, hay que tener en cuenta que cada persona tiene una piel distinta con unas necesidades específicas, por lo que es muy importante hacer una valoración personal y profesional de cada caso para aplicar el mejor tratamiento estético disponible.

HIDRATACIÓN DE LA PIEL

Mesoterapia facial

La mesoterapia facial es un tratamiento de hidratación facial muy sencillo, seguro y efectivo. Funciona a través de la aplicación de microinyecciones muy superficiales que actúan aumentando la hidratación de la piel. Estas microinyecciones infiltran en la piel una combinación de sustancias que estimulan la producción de colágeno y elastina, logran redensificar la piel y bloquean el efecto oxidante de los radicales libres. Aunque se trata de un tratamiento de estética que sirve también para aumentar la luminosidad, devolver la firmeza a la piel o paliar los efectos negativos del sol, está especialmente indicado para conferir a la piel una hidratación en profundidad.

Las sustancias que se inyectan habitualmente incluyen el ácido hialurónico, una molécula que ayuda a retener el agua en la piel, favoreciendo la generación de colágeno y elastina y aumentando la luminosidad del cutis. Además, también se inyectan diversas combinaciones de vitaminas, antioxidantes, aminoácidos y minerales. Puede aplicarse asimismo silicio orgánico, que confiere una estructura más sólida al colágeno.

La mesoterapia facial, también conocida como revitalización cutánea, consigue excelentes resultados desde la primera sesión de hidratación facial y puede combinarse con otros tratamientos de hidratación facial. Además, con este tratamiento conseguirás al mismo tiempo atenuar las arrugas y líneas de expresión.

mesoterapia facial

Factores de crecimiento plaquetario en la hidratación facial

El uso de factores de crecimiento plaquetario o plasma rico en plaquetas (PRP) es un novedoso tratamiento estético de rejuvenecimiento e hidratación de la piel que consigue excelentes resultados.

El tratamiento consiste en realizar infiltraciones de plasma rico en plaquetas extraído de la sangre del propio paciente. Tras extraer la sangre, se centrifuga para obtener el PRP que luego se inyectará directamente en el rostro o en la zona a tratar. Las plaquetas liberan los factores de crecimiento que estimulan la regeneración celular, aumentan la formación de nuevos vasos sanguíneos y reconstruyen los tejidos dañados. De esta forma, se consigue un efecto reparador que aprovechamos para conseguir un potente efecto de rejuvenecimiento facial. Al mismo tiempo, la piel recupera su vitalidad y mejora enormemente su elasticidad.

Se trata de un método natural y libre de químicos absolutamente seguro. El PRP aporta a la piel numerosos beneficios, logrando una auténtica regeneración de las células y activando las funciones cutáneas. Además, al utilizarse una sustancia biológica producida por nuestro propio organismo, los riesgos de alergia, rechazo o efectos secundarios son prácticamente inexistentes.

Es un tratamiento de medicina estética que está especialmente indicado para las pieles maduras o que están empezando a madurar. Además de una hidratación profunda, sus efectos benéficos en la piel incluyen un aumento de su grosor, elasticidad, consistencia y luminosidad, una disminución de arrugas y líneas de expresión e incluso una mejora en la coloración de la dermis.

Factores de crecimiento plaquetario