• Contáctanos +34 971 317 144
El Doctor Eduardo Forcada realizando una liposucción en el quirófano de Policlínica Nuestra Señora del Rosario

La liposucción es una de las cirugías corporales más demandadas. El doctor Eduardo Forcada, nuestro responsable de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, cuenta con muchísima experiencia en cirugía corporal, tanto en su clínica de Madrid, como en Ibiza, en Grupo Policlínica. 

Esta cirugía consiste en aspirar la grasa de aquellas zonas en las que sobra.

No es un técnica para adelgazar: aunque secundariamente adelgacemos, el objetivo último es modificar la cantidad de adipocitos en cada zona del cuerpo, o dicho de otro modo, modificar la localización de los depósitos de grasa en el cuerpo. Nunca acumularemos tanta grasa en las zonas previamente liposuccionadas por mucho que engordemos. El paradigma clásico de una liposucción es la chica delgada que acumula toda la grasa del cuerpo en las cartucheras. Una vez liposuccionadas, cuando engorde, la grasa se distribuirá homogéneamente por todo el cuerpo.

VALORACIÓN PREVIA

En la primera consulta valoraremos tu caso de forma personalizada. En esta primera consulta no se trata sólo de ver qué zonas te quieres liposuccionar, sino de analizar dónde acumulas la grasa corporal. A menudo nuestros pacientes vienen con una idea de una o dos zonas que desean liposuccionar y acabamos recomendándoles liposuccionar más zonas. ¿Por qué? Pues porque una vez realizada la intervención, si no tratamos todas las zonas donde se acumula la grasa, más adelante, cuando engorde, aquellas zonas no tratadas pueden empeorar.

¿POR QUÉ EN EIVIESTETIC?

La liposucción, contrariamente a lo que la mayoría de la gente cree, es una de las cirugías más dependientes de la técnica y la experiencia del cirujano. Requiere mucha concentración para dejar exactamente la misma cantidad de grasa en todas las regiones del cuerpo y tiene la dificultad añadida de ser una técnica ciega, en la que dependemos únicamente de lo que sentimos al tacto, ya que no podemos abrir y observar lo que sucede en el plano subcutáneo. Recomendamos que este tipo de cirugías se realicen en el quirófano de un hospital y con la presencia de un anestesista, además de insistir en que el cirujano sea especialista en cirugía plástica, reparadora y estética. Aunque legalmente en España cualquier médico, incluso sin haber hecho el MIR ni haber concluido un programa de especialización quirúrgica, está acreditado para realizar cualquier tipo de intervención, eso no significa que esté capacitado o formado. Si incluso en manos de un cirujano plástico formado y acreditado, en un hospital y con la presencia de un anestesista pueden surgir complicaciones, realizar este tipo de cirugías en clínicas no acreditadas, sin anestesista y sin cirujano plástico puede ser catastrófico.

Nuestras intervenciones quirúrgicas se realizan en Policlínica Nuestra Señora del Rosario (Ibiza), donde podemos contar con el resto de departamentos del hospital, como por ejemplo, el servicio de Urgencias, abierto las 24 horas del día, ante cualquier imprevisto.

Los quirófanos de Policlínica Nuestra Señora del Rosario cuentan con los estándares de calidad y garantías necesarios para que nuestros  pacientes se encuentren seguros.

ZONAS QUE SE LIPOSUCCIONAN

  • Abdomen: La más clásica, especialmente en hombres, pero también la más compleja. La liposucción en abdomen es una solución al acúmulo de grasa pero no elimina el exceso de piel. Se realiza cuando los acúmulos son leves o moderados pero hay buena retracción de piel (no estrías, paciente joven) y cuando no se desea abdominoplastia (aceptando que la piel no retraerá completemante).
  • Flancos y espalda: Se trata de una zona clásica de liposucción con muy buena retracción y poco riesgo de irregularidades ya que la grasa subdérmica es más gruesa que en el abdomen.
  • Cartucheras: La región de acúmulo graso típica del sexo femenino, aunque no exclusiva. Tiene una retracción intermedia entre el abdomen y la espalda. Si hay celulitis o irregularidades en la piel hay que advertir que después de la cirugía se notarán más. Casi siempre hay que tratar también la zona de la “banana”, que es la grasa justo debajo de los glúteos.
  • Cara interna de muslos: Esta zona tiene poca grasa subdérmica, de modo que es fácil que puedan quedar irregularidades o adherencias. En cambio, es una zona poco expuesta a la vista donde sobretodo buscamos el elemento funcional, evitar que los muslos rocen uno con otro.
  • Rodillas: Esta zona es muy agradecida, retrae bien la piel y solemos tratarla tanto posteriormente, en la región de la pata de ganso, como anteriormente, por encima de la rótula.
  • Brazos: Los brazos son una zona con alto riesgo de irregularidades y retracción irregular, al igual que la cara interna de los muslos, ya que hay poca grasa subdérmica. A pesar de ello, son una zona muy agradecida y deseable tratar antes de que los acúmulos sean tan grandes que sea necesario además extirpar exceso de piel (braquioplastia). La zona típica que tratamos es la región posterior, aunque ocasionalmente es necesario tratar también la cara anterior.
  • Papada: La papada se debe en parte a un descenso del músculo platisma, descenso y exceso de la piel y acúmulo de grasa. En pacientes jóvenes donde sólo hay exceso de grasa se puede liposuccionar con buen resultado. En pacientes de más edad, lo ideal es realizar un lifting cervicofacial y en el contexto de esta cirugía, si consideramos que es necesario, añadir una liposucción de la grasa de esa región.
  • Pecho: En varones, una forma de tratar el exceso de grasa y glándula mamaria (ginecomastia) es mediante la liposucción. Buenos resultados siempre que la ginecomastia no sea sólo dependiente de glándula, si hay mucha glándula y poca grasa es mejor la extirpación directa por vía periareolar.
  • Glúteos: Los glúteos rara vez los liposuccionamos. En cambio es la zona que más frecuentemente se rellena de grasa (lipofilling o brazilian butt lift).

POSTOPERATORIO

En el postoperatorio inmediato no suturamos las incisiones (cicatrices de menos de 1 cm que con el tiempo serán casi invisibles), sino que dejamos que el líquido infiltrado drene de manera espontánea por ellas. Se requiere una faja de compresión en todas las zonas que hemos tratado. Durante los tres primeros días no la quitaremos para nada. Al tercer día podemos ducharnos (ducha de menos de 5 minutos y con agua templada) y de nuevo nos pondremos la faja (recomendamos por higiene y comodidad comprar dos fajas).

La faja se mantiene un mes postoperatorio, excepto papada, donde la tendremos sólo 2 semanas.

El resultado al mes es todavía poco valorable. Al tercer o cuarto mes se puede valorar el resultado al 80%. Al año el resultado, tanto en cantidad de grasa como en calidad y retracción de la piel es definitivo.

RIESGOS FRECUENTES

Irregularidades: Cuando se extrae mucha grasa y sobra piel, la retracción y reacomodación de la piel puede dejar irregularidades.

Flacidez: Si extirpamos mucha grasa en una zona quedará exceso de piel a no ser que la extirpemos (lipoabdominoplastia, lifting de piernas o cruroplastia, lifting de brazos o braquioplastia, abdominoplastia circunferencial para retensar espalda y cara lateral de los muslos…).

Celulitis: Si había celulitis antes de la cirugía, la alteración del drenaje linfático puede acrecentarla.

¡La liposucción no es una técnica para tratar la celulitis!